Red-Luz Argentina dona alimentos para evitar más muertes de niños indígenas.

Rede-Luz Salta

La Red-Luz Salta envió alimentos los primeros días de marzo a comunidades de etnia Wichi, en Tartagal, provincia de Salta, Argentina, donde ya murieron 8 niños por desnutrición, solo en el mes de enero.

Impactado por las noticias vinculadas sobre la mortalidad infantil, el grupo se puso en acción para minimizar el hambre que asola indígenas de aquella localidad. Con ayuda económica de la Red-Luz Norte, compraron más de 400 kg de alimentos no perecederos, además de leche y agua, que fueron debidamente clasificados y acondicionados para que lleguen en perfecto estado al destino.

Carlos Ferro, presidente de la Fundación de Ayuda Comunitaria (FUNDAC), fue contactado para recibir las donaciones y hacer la distribución entre las comunidades wichi más carentes, en las cuales hubo registro de muertes de niños por desnutrición.

La gravedad de la situación sensibilizó el corazón de cada participante de la campaña, como se ve en el testimonio de Stella Maris Pinto, miembro de la Red-Luz Salta.

“Durante estos últimos meses pudimos conocer más sobre la gran necesidad de las comunidades aborígenes de nuestro país y sobre los casos de desnutrición y emergencia sanitaria. Mucha gente en Salta se movilizó para ayudar y nosotros, como grupo, también tuvimos la oportunidad de realizar este servicio de hacer la difusión, pedidos de donación, transporte y preparo de las donaciones para que fueran recibidas en buenas condiciones.

Sentimos una alegría y un amor tan grande en la realización de todo esto, que no se puede explicar en palabras. Personalmente, siento que somos guiados, somos bendecidos (…) sobretodo al realizar todo esto con mucho amor y de corazón; vamos a seguir orando y colaborando”.

Esta no fue la primera vez que la Red-Luz de Argentina asistió a la etnia Wichi en Tartagal. En febrero de 2018, en conjunto con misioneros de la Fraternidade – Federación Humanitaria Internacional – FFHI, participó de la Misión Confraternizar, realizada para proveer las necesidades emergentes por las inundaciones ocurridas en la ciudad.

Desde entonces, el grupo de Salta se siente comprometido con los asistidos y, cada 6 meses, se encarga de organizar el almacenamiento y reparto de alimentos, ropas y zapatos a los necesitados. Todos los participantes de la Misión Confraternizar participan de la iniciativa.

Para conocer más sobre este trabajo, acceda: argentina@fraterinternacional.org