El ejercicio del trabajo altruista ayuda al ser humano a elevar la consciencia. Cerca de 24 voluntarios tuvieron la oportunidad de vivenciar esta experiencia en dos días de actividades.

La primera etapa tuvo lugar el 12 de julio, cuando un grupo con cuatro misioneros de la Fraternidade – Federación Humanitaria Internacional (FFHI), fue a Brumadinho para visitar AMDA – Asociación de Minas Gerais para la Defensa del Medio Ambiente .

Desde la ruptura de la represa de barro de Vale, el 25 de enero de este año, nuestros equipos trabajaron en varios frentes de apoyo y rescate poco después del desastre.

Esta vez, los misioneros fueron a Brumadinho para monitorear de cerca los programas de reforestación con árboles nativos y acciones de prevención y combate de incendios forestales desarrollados por AMDA.
Desde Brumadinho, el grupo fue a Belo Horizonte y en el segundo día de actividades de la Jornada Misionera, veinte jóvenes se unieron al esfuerzo colectivo para dar continuidad el trabajo iniciado en la última Jornada Misionera hace unos meses.

La tarea se realiza en un esquema de mutirões (trabajo grupal voluntario) y proporciona asistencia a hogares en comunidades periféricas de la ciudad, donde se atienden hogares de construcción de paredes, entre otros. En la última intervención, se beneficiaron las familias de Vila União y Aglomerado da Serra.

Esta vez la comunidad servida fue Vila Fazendinha, también en Aglomerado da Serra. Los jóvenes misioneros realizaron la estructura y el revestimiento de las paredes, la construcción de tendederos de ropa y la limpieza de los espacios externos de las áreas atendidas.
El mismo día, el grupo fue a la Casa de los Niños, un proyecto que forma parte de un trabajo realizado por miembros del Núcleo-Luz Sagrado Céu, afiliado a FFHI.

Desde 2011, la institución asiste a niños y familias de la comunidad y barrios aledaños ofreciendo diversas actividades: grupos de oración; atención psicológica y odontológica; clases de música para niños y adolescentes; talleres de costura, relato de cuentos para diversos tipos de audiencias, entre otras tareas. La Casa también tiene un Coro que generalmente se presenta dos veces al año, y la representación de fin de año está abierta al público.

Después de un delicioso almuerzo los jóvenes misioneros tuvieron la oportunidad de asistir a la charla “La necesidad de servir a los jóvenes” dada por Imer, uno de los misioneros más experimentados de la Fraternidade.

A continuación se presentó el grupo Canto-Coral de la Casa. Todo se transmitió por Internet y jóvenes de varias partes del planeta pudieron seguirlo en tiempo real.