Juventude Missionária pela Paz vivencia São Carlos

El fin de semana del 23 y 24 de noviembre de 2019, el Núcleo-Luz de Figueira en San Carlos organizó un nuevo encuentro de la Juventud Misionera por la Paz para incentivar y profundizar en los corazones de los jóvenes el servicio humanitario y la entrega personal en pro de un bien mayor.

El 23 el servicio tuvo lugar en San Carlos y el 24 en Limeira, reuniendo a jóvenes de diferentes ciudades del interior de San Pablo, así como a colaboradores de la Red-Luz Planetaria, misioneros y voluntarios que simpatizan con la propuesta.

El primer día de trabajo, 25 voluntarios realizaron un esfuerzo de limpieza en el Canil Proteja, del cual extrajeron material sin uso, recortaron el césped alto, podaron árboles y recuperaron parte de la cerca que protege a la propiedad, ubicada en las afueras de San Carlos.

La perrera, cuidada por Enio Malaquini, de 83 años, existe desde hace 40 años y ocupa una granja de 4000 metros cuadrados y alberga unos 300 animales. Siempre abierto y paciente cuando recibe al grupo, Enio dice que la presencia de voluntarios trae mucha alegría a la chacra y al refugio de animales abandonados.

Juventude Missionária pela Paz vivencia São Carlos

El segundo día, nuevos voluntarios se unieron al movimiento. Temprano, al inicio del día, 9 autos salieron de la ciudad de San Carlos hacia el Sítio Nova Irmandade.

Situado en las afueras de la ciudad de Limeira, el sitio existe desde hace 10 años, integrando la propuesta de vida familiar con el amor por los reinos menores. Con gran alegría, el grupo fue recibido por Faustina, quien comenzó el proyecto cuando el sitio todavía estaba compuesto de pastizales y plantaciones de árboles frutales abandonados. Gradualmente, la familia fue estructurando el ambiente, manejando los árboles y jardines y rescatando animales víctimas de abuso y mal trato.

Quien llega hoy está encantado por la belleza del espacio, y también por la variedad de seres que son acogidos: perros, gatos, gallinas, patos, bueyes, cerdos, etc.

Después del desayuno, los grupos se dividieron para hacerse cargo de las tareas: desde plantar jengibres, pintar pasamanos y cavar una piscina para cerdos, las demandas inusitadas llenaron la mañana de esfuerzo, alegría y dedicación.

Por la tarde, los voluntarios hicieron una visita de reconocimiento en todo el sitio, escuchando las historias de rescate y cuidado vividos por la familia.

La armonía de cada recinto recorrido ha dado un ejemplo vivo de cómo el cuidado consciente de los reinos hace descender y anclar las nuevas leyes de relación entre los seres vivos, comparte Santo Luizes, un voluntario de la ciudad de San Pablo.

Juventude Missionária pela Paz vivencia São Carlos

Entre gallinas y patos, gatos circulando  despreocupados, los perros hacían mucho barullo y corrían amorosamente para recibir el cariño de Faustina. Por lo tanto, el grupo caminó y también encontró tortugas, cabras, pavos, conejos y muchos otros animales que comparten el mismo ambiente. Cada uno portador de una historia y llevando un nombre elegido creativamente para esta nueva fase de la vida en familia.

Se siente una calidad especial de amor en la relación de la familia que vive y sostiene el lugar. Abuelos, padres y nietos comparten los espacios y el cuidado diario de los Reinos de la Naturaleza. Los niños corren y juegan en la tierra, cuidan a los animales y desde temprano aprenden sobre este amor que es necesario  ser rescatado por la humanidad.

 Los dos días de servicio reunieron a 45 personas.

Todo este trabajo es voluntario y las vivencias son abiertas, gratuitas y tienen lugar en diferentes ciudades de la región.

Sepa cómo participar de las Actividades Misioneras haciendoclic aquí