“ÁRBOLES SAGRADOS”

Un gran árbol, creado en el centro del escenario, que representa al Reino Vegetal, fue el ambiente propicio que recibió a todos los presentes en la quinta edición del nuevo ciclo de Música para la Cura y Elevación de la Humanidad (MCEH). Este programa de Misericordia María TV se transmitió en vivo el miércoles 23 de mayo de 2018 desde la Comunidad-Luz de Figueira, en Minas Gerais, Brasil, con la intención de irradiar paz para todo el planeta y expandir la consciencia a través de la música.

El coral y el gran árbol 

“Árbol Sagrado” fue el tema de la edición de mayo, cuando un total de 75 personas participaron de esta producción. Entre ellas había coreutas y músicos de los coros de la Comunidades-Luz, coros coligados y otros invitados que participaban por primera vez.

En este nuevo ciclo de MCEH, iniciado en diciembre pasado, se introdujeron algunas novedades para que el programa sea más dinámico. También se presentó una trilogía de videos de instrucción basada en la enseñanza de diferentes instructores como José Trigueirinho, Madre María Shimani de Monserrat y otros. La nueva estrategia permite que el mensaje llegue de otra forma y se transmita de manera más intensa a través de la música. Esto se logra complementando con las imágenes y la historia contada desde la lectura de un libro en las manos del presentador, Henrique Moretzohn, actor y cantante del Teatro Municipal de San Pablo.

El presentador

“Es un regalo muy grande poder estar sirviendo aquí con esto que tanto amo hacer: arte, música y, aún más, hablando en este mes sobre los reinos y los árboles. El mensaje que trae es muy fuerte, desarrolla más la apreciación y la consciencia sobre la misión de esos seres, que va más allá de la fotosíntesis y purificar la atmósfera; ellos tienen consciencias espirituales y las depositan en las raíces, transmutando la energía de la tierra. A través de mi trabajo, me coloco como un instrumento para Dios para ayudar a elevar la consciencia de las personas y para que ocurra un cambio energético. para mí, el arte, tiene un poder muy transformador…”. dijo Henrique.

En este mes se presentó el siguiente repertorio:

  • Sonatina, Op. 100. Compositor: Antonín Dvořák
  • Presentación del video 1 de la trilogía temática de MCEH: La Vida de los Árboles
  • Sagrado Árbol, Sagrada Vida
  • Compositor: Coro de las Comunidades-Luz
  • Presentación del video 2 de la trilogía temática de MCEH: Cielo y Tierra
  • Va Pensiero. Compositor: Giuseppe Verdi
  • Árbol se la Vida. Compositor: Coro de las Comunidades-Luz
  • Presentación del video 3 de la trilogía temática de MCEH: Árboles Sagrados
  • La Cura. Compositor: El Toco.
  • Sonatina, Op. 100.

Jéssica Casali, de 24 años, de Santa Catarina, cantante de un dú4o llamado Café, fue convidada fray Paulo (monje de la orden Gracia Misericordia y director del programa) para participar de MCEH, interpretando la música La Curak, de Daniel Toco, en trío con la hermana María Jerusalem y fray Sebastian.

“Para mí, fue un crecimiento personal enorme. No alcanzó a describir: el primer día, caí directo e la sala de ensayo y, en seguida, me sentí muy diferente. Sentí que subí escalones de la vida con solo estar allí”, dijo Jéssica.

Fray Zeferías de Tarzo, músico y regente, monje de la OGM, fue convidado a dirigir la ópera Nabucco, de Verdi, con el conocido Va Pensiero. “Es una obra que tiene que ver con el tema del Árbol de la Vida, porque esa música expresa la majestuosidad de los árboles, que es la característica admirable de todo vals clásico, ser fuerte y firme, como son los árboles, y, al mismo tiempo, verticales, que se elevan y tienen la copa frondosa. Estos grandes árboles y esta obra, desde el punto de vista musical, puede asociarse a un gran árbol en su estructura armónica y melódica”, afirmo el fray.

“Al tratarse de la consciencia del Reino Vegetal, en este programa tuvimos la visión de recrear un árbol, siguiendo el hilo del programa y siguiendo la energía de la Madre Naturaleza, pues el árbol es un símbolo de la conexión entre el Cielo y la Tierra. El árbol es una de las máximas expresiones del Reino Vegetal, en altura y porte, en sus ramas, en su expresión en el plano horizontal, en su apertura hacia sus hermanos. Siento que existe un campo muy amplio a través del arte y este programa nos da la oportunidad de manifestarlo. Una imagen así, de una escenografía más artística, que integra la iluminación, la música, produce un impacto visual, que llega a muchas consciencias de diferentes maneras, completando el mensaje de los Reinos y posibilitando que todo tipo de persona pueda conectarse con lo que queremos transmitir”, compartió Mara Fernández, argentina que vive en la Comunidad-Luz y que estuvo a cargo del diseño de la escenografía junto con fray Renato, de la Orden Gracia Misericordia, y de otros colaboradores, que ayudaron a preparar la escenografía.

“Sentí que fue muy armonioso y percibí un grado mayor de profesionalismo en la producción. También percibí mucha calidad humana, una energía de empatía con el público. El mensaje fue muy claro y permitió profundizar en el Reino Vegetal. Me pareció impecable”, relató Celina Albornoz, argentina y colaboradora de la Comunidad-Luz de Figueira.

El programa Música para la Cura y Elevación de la Humanidad, como el mismo nombre lo dice, tiene la característica de generar, por medio de las músicas, de diferentes presentaciones, una atmósfera en la que las almas de las personas que participan del evento, se van elevando y tocando planos de existencia más sutiles, de donde se recibe la ayuda espiritual que necesitan para la cura. Es algo que nos permite sintonizarnos, a través de la música, con una vibración que nos eleva lentamente. Y recibimos la ayuda interna a medida que nos abrimos para apreciar las obras.

Mas informaciones: https://www.fraterinternacional.org/es/la-musica-como-elevacion/