Bernd Ruf, considerado el padre de la Pedagogía de Emergencia y también autor del libro Pedagogía de Emergencia (ed. Rudolf Steiner, Madrid) compartió conocimientos y experiencias durante el Entrenamiento Avanzado en Pedagogía de Emergencia que se realizó en San Pablo. El curso fue coordinado por el terapeuta social Reinaldo Nascimento y duró tres días.

Oficina Pedagogia de Emergência

Anália Calmon, Bernd Ruf e Mariandja

Para la formación de misioneros, fue muy importante profundizar en este tema. La pedagogía de emergencia ayuda al misionero a comprender qué hay detrás del trauma. Esto permite un trabajo más cercano y profundo en contacto con el dolor presente en situaciones de refugio traumas en las relaciones y secuelas de catástrofes naturales y civiles, así como otros movimientos colectivos que enferman el alma”, dice Mariandja, misionera de la Fraternidade – Federación Humanitaria Internacional que participó de la capacitación.

En situaciones de gran tensión, ya sea en una zona de conflicto, desastre o refugio, la respuesta humanitaria debe ser inmediata. En diferentes partes del mundo, se utilizan técnicas de Pedagogía de Emergencia para aliviar los traumas, especialmente entre los jóvenes, niñas y niños.

El trabajo de los educadores en estos contextos es fundamental para evitar que las experiencias traumáticas causen bloqueos y trastornos permanentes. Además de perjudicar el desarrollo y el aprendizaje, un niño puede manifestar enfermedades muy graves después de un trauma no superado.

La Pedagogía de Emergencia se basa en los principios de la Pedagogía Waldorf, que tiene en cuenta el desarrollo personal de las niñas y niños y crea las condiciones para que encuentren su propio camino en la vida.

Una niña o un niño traumatizado tiene dificultades para expresar sus sentimientos, pensamientos y comunicarse. Forzar el contacto a través de la comunicación verbal directa solo aumentaría aún más el trauma. Es por eso que la Pedagogía de Emergencia utiliza métodos creativos en el proceso de rescate. A través de la música, la danza, el modelaje, la escultura y la pintura, por ejemplo, niñas y niños finalmente tiene la oportunidad de que permitir aflorare su esencia y revelar así signos de cómo está internamente. A partir de este punto, el educador puede definir la mejor manera de llevar a cabo la educación del niño y puede elegir un modo de seguimiento específico cuando sea necesario.

Oficina Pedagogia de Emergência

Bernd Ruf en acción en Kurdistán – Irak. Foto cortesía de la Asociación de Pedagogía de Emergencia en Brasil.

“En el libro Pedagogía de Emergencia, Bernd Ruf transcribe una definición de lo que es Pedagogía de Emergencia presentada por el psiquiatra Peter Selg. Según él, la Pedagogía de Emergencia no es una terapia del trauma, sino una prevención pedagógica del trauma en las etapas iniciales de la crisis que busca actuar de una manera que evite que ciertas cosas evolucionen cultivando la posición correcta y adoptando las actitudes correctas”, dice la pedagoga Anália Calmon (Acacia), colaboradora de FFHI.

Los voluntarios misioneros y educadores de la Fraternidade realizan un extenso trabajo educativo tanto en las asociaciones afiliadas como en Misiones Humanitarias. Las técnicas de la Pedagogía de Emergencia se aplican durante talleres, vivencias y en diversas actividades educativas desarrolladas por los colaboradores. Para que las tareas sean aún más efectivas, la formación y el intercambio de conocimientos entre los educadores es fundamental.

Oficina Pedagogia de Emergência

“La Pedagogía de Emergencia ha sido una de las principales expresiones pedagógicas utilizadas en el contexto humanitario de la Misión Roraima, sirviendo como guía para que cada actividad realizada tenga como objetivo final la cura y el fortalecimiento interno de niñas, niños y adolescentes e incluso sus familias. Brindar un espacio donde las personas atendidas en los refugios se sientan empoderadas, autónomas y con la capacidad suficiente para llevar sus vidas de una mejor manera “, dice el misionero de la FFHI Anderson Pereira Santiago, coordinador del sector educativo de la Misión Humanitaria de Roraima.

Con este impulso, entre el 23 y el 25 de agosto, cinco voluntarios de la Fraternidad participaron en el tercer módulo del Curso de Formación Avanzada en Pedagogía de Emergencia. El seminario tuvo lugar en el auditorio de la Asociación Comunitaria Monte Azul, ubicada en las afueras del sur de San Pablo.

El profesor Bernd Ruf es reconocido como uno de los educadores Waldorf más importantes del mundo. Además de una amplia experiencia en la educación y el rescate de niños traumatizados, Bernd reunió todo el conocimiento adquirido y creó oficialmente la Pedagogía de emergencia en 2006.

Además de haber llevado a cabo acciones con niñas y niños en áreas críticas de la Franja de Gaza, Sudán, Kenia y áreas de refugiados en varias regiones del mundo, Bernd Ruf se desempeña como director ejecutivo de Freude Der Erziehungskunt Rudolf Steiner (Los Amigos del Arte de Educar Rudolf Steiner) en Alemania. La organización, sin fines de lucro, fue una de las responsables de la capacitación gratuita en asociación con la Asociación de Pedagogía de Emergencia en Brasil.

Conjuntamente con  los educadores de FFHI y otras organizaciones, médicos, terapeutas y trabajadores sociales tuvieron la oportunidad de profundizar su conocimiento de la Pedagogía de Emergencia durante el seminario.

“Fue muy agradable tener contacto con Bernd Ruf, pero poder experimentar los talleres, conocer a otras personas y conocer un poco sobre su trabajo y poder hablar algo sobre nuestro trabajo fue muy positivo. La percepción fue que nos estábamos encontrando con hermanos de camino. Personas que se están uniendo, entendiendo el dolor del mundo y vibrando esta cura para el planeta, especialmente para las niñas, los niños y adolescentes que viven en él en procesos educativos que van mucho más allá del contenido. De hecho, el contenido es un hilo conductor para el objetivo principal del empoderamiento, el fortalecimiento personal y la cura ”, dice el misionero de FFHI Anderson Pereira Santiago.

Con el tema “TRAUMA Y ESPIRITUALIDAD”, la programación fue dirigida por el terapeuta social Reinaldo Nascimento, quien también fue responsable de la traducción simultánea del discurso de Bernd Ruf del alemán al portugués. Además de las conferencias teóricas, el grupo también incorporó conceptos a través de talleres de modelado en arcilla, pintura de acuarela, juegos y euritmia.

“Tuvimos la oportunidad de experimentar algunas de las herramientas utilizadas y comprender cómo funcionan en nuestro interior. Salí del taller con una respiración más tranquila, calma y suave. Me encantó ver el arte presente en cada detalle y lo curativo que es. Fue muy especial ”, dice Raquel de Souza, misionera de FFHI que trabaja como educadora en el albergue de refugiados venezolanos en Pacaraima conducido por la Misión Humanitaria de Roraima. 

LOS CONOCIMIENTOS RECIBIDOS SERÁN COMPARTIDOS

“Donde existe peligro crece  aquello que también salva” —la frase pronunciada por Bernd Ruf durante el seminario resume la esencia de las enseñanzas transmitidas, según la pedagoga Anália Calmon (Acacia). Para ella los impulsos e instrucciones complementan el trabajo educativo que ya desarrolla la Fraternidad.

“El arte nos acerca a nosotros mismos como una forma de recurrir a nuestra esencia como fuente de nutrición para momentos que pueden causar trauma, para momentos de dolor. Bernd nos hace una propuesta de cómo intervenir cuando ocurren situaciones que llevan a las personas a traumas, especialmente a las niñas y niños. Salimos de allí inspirados y nuestra idea es no dejar que ese impulso se diluya. Pronto organizaremos una reunión con talleres para compartir este conocimiento con los otros educadores de la Fraternidade”, concluye Anália Calmon (Acacia).