Un grupo de misioneros de la Fraternidade – Federación HumanitariaInternacional viene promoviendo una acción que contribuye a la calidad de vida de los perros, como parte de la misión permanente de Carmo da Cachoeira, Minas Gerais.

Los bizcochos veganos para perros, hechos a base de vegetales, ayudan a combatir el sarro, contribuyen al equilibrio alimentario, además de ser utilizadas en los  juegos por los tutores que cuidan a los animales.

Estos bocadillos han sido producidos en un espacio preparado por la Comunidad-Luz, donde los misioneros se organizan en tres etapas, la primera es la preparación de la pulpa de las verduras, seguida de la masa hecha con harina de trigo, que termina en el momento en que las galletas van al horno para ser horneadas.

La actividad, que se está llevando a cabo desde hace cinco años y medio, produce entre ochocientas y mil galletas cada mes.

Los bocadillos se distribuyen en las haciendas de Comunidad-Luz Figueira para alimentar a los perros que viven y también se han entregado a la afiliada, Parque Francisco de Asís, un refugio en Lavras, Minas Gerais, que actualmente alberga alrededor de 400 perros rescatados. En una ocasión previa, representantes del Parque participaron en la elaboración de bizcochos  para aprender y así continuar la producción en la propia institución.

“Para mí es una sensación del deber cumplido  con los reinos, porque fue una solicitud de nuestro fundador, José Trigueirinho Neto, y tengo esta tarea en mi corazón como algo muy importante”, dice Mariandja, misionera de la Fraternidade Humanitaria Internacional (FFHI) y Coordinador de la Misión Carmo da Cachoeira, con gratitud por poder participar en el proyecto.

También dice que ve un acto de equilibrio en el cuidado del reino animal, en un momento tan lamentable como el que vivimos, haciendo alusión a Australia, donde miles de animales murieron en los incendios que destruyeron varios hábitats naturales en el país.

Conozca más y contribuya con la Misión Carmo da Cachoeira