Miércoles, 23 de noviembre

Servicio grupal voluntario de salud en la parroquia Nuestra Señora Consolata, de la ciudad de Boa Vista, para los refugiados de Venezuela.

Durante todo el día, los misioneros transportan a los refugiados para brindarles atención en la parroquia. En total se efectúan 27 servicios odontológicos y 12 consultas médicas.

Los misioneros comprueban que los niños refugiados pasan el día solos, en el local conocido como “Feira do Passarão”, mientras sus padres recorren la ciudad vendiendo algún producto o pidiendo limosna. Los menores piden alimentos en la feria para alimentarse. Se decide que un pequeño grupo de misioneros acompañará a estos chicos durante el día.

Por la noche, parte del grupo de misioneros colabora en la distribución de alimentos realizada por otro grupo en la “Feira do Passarão”.

“Estamos construyendo una relación de confianza con estos hermanos refugiados. Cada día, esta relación se va profundizando. Vamos a apoyar a otros grupos que también atienden a los refugiados, vamos a pasarles los códigos de vida grupal que tenemos (Comunidades-Luz) para facilitar la interacción de los mismos con los refugiados”, explica la misionera Clara.