Estudiantes, padres y educadores de la Escuela del Parque Tibetano de la Comunidad Luz-Figueira, afiliada a la Fraternidade – Federación Humanitaria Internacional, FFHI, fueron invitados por el Instituto de Monitoreo Mirim Costeiro (Monitereo Costero Infantil), MMC, para participar en una gran expedición científica en las playas de Garopaba, en la costa sur de Santa Catarina.

Excursão científica em Santa Catarina

Los niños, de entre nueve y doce años, fueron llevados a las playas del Rosa y de la Ferrugem y tuvieron la oportunidad de conocer de cerca el entorno marino-costero. La excursión tuvo lugar del 8 al 13 de octubre, período que coincide con la temporada de la Ballenas Francas en la región.

Para Aramis Valentín Miranda, un estudiante de 10 año, de quinto grado de la escuela primaria, la emoción fue en dosis doble. Además de ver una ballena de cerca por primera vez, este fue el primer contacto del niño con el mar.

Es la primera vez que veo el mar, fue muy agradable. Lo que más me llamó la atención fue la cantidad de agua y las olas, ¿verdad? La fuerza de las olas y el ruido. Nunca había visto una ballena. Estas de allí eran muy grandes. Y las vimos muy de cerca, estaban justo en la costa, justo en la playa”, dice el niño.

La joven Aurora Mager de 12 años también quedó impresionada al ver a las ballenas. Alumna de séptimo grado, informa que la observación fue una verdadera clase al aire libre.

Sentí mucha gratitud, felicidad. Aprendí que vienen a la costa de Brasil en este momento, porque el agua es más cálida. Pasan un año amamantando a sus crías  y luego regresan a la Antártida. También se quedan aquí para proteger a las crías, para que no sean cazados por las Orcas. Lo que más me llamó la atención fue cuando estaban de espaldas mostrando las aletas. Aprendí que no podemos ir en bote cerca de ellos, porque las ballenas escuchan a más de 100 km de distancia. Su audición es muy buena lo que les permite comunicarse bajo el agua”, dice Aurora.

Excursão científica em Santa Catarina

Según la oceanógrafa Caroline Schio, presidenta de MMC, experiencias como esta ayudan el proceso de aprendizaje de los estudiantes.

Queda en la memoria y los sentimientos de los niños por el resto de sus vidas. Es uno de los objetivos de nuestro trabajo de educación y formación de ciudadanos más conscientes en el futuro. A través de nuestras acciones, plantamos una semilla en estos niños para que en el futuro pueda germinar y multiplicarse como nuevos agentes de transformación de nuestra sociedad. Nuestro sueño es replicar el proyecto a lo largo de toda la costa brasileña. Muchos niños aprenden a ser guardianes de los mares y así desarrollar una red de niños guardianes de los océanos”, dice Caroline.

Ampliar el conocimiento fuera del aula hace que la enseñanza sea más clara y verdadera, según Diego Mager, padre de una alumna y residente de la Comunidad Luz-Figueira.

La gira fue muy rica, muy viva. Buscamos ser una escuela viva en la que no se enseñe y aprenda solo en teoría o viendo y escuchando cosas, sino también viviendo y teniendo experiencias. Esto es lo que caracteriza a una escuela viva y para los estudiantes fue muy expansivo”, comenta Diego.

Además de las clases al aire libre, los estudiantes tuvieron experiencias con surf, capoeira, gimnasia natural y paseos por el minimuseo del MMC. Los niños también tuvieron la oportunidad de conocer y practicar sandboard en las dunas de Siriú

Desde 2012, el Instituto de Monitoreo Costero Infantil  (MMC) ha estado desarrollando un proyecto pionero para la Educación Social y Ambiental en el municipio de Garopaba (SC). El objetivo del programa es formar “Guardianes de los océanos”. Los niños se convierten en niños investigadores y monitores de la costa donde viven, conociendo las características de este ecosistema, la cultura local y las actividades socioeconómicas realizadas en su comunidad. La gran misión es proporcionar a los niños experiencias de aprendizaje significativas que los conecten con el entorno marino-costero en el que viven, contribuyendo a la formación de ciudadanos más conscientes, responsables, críticos y proactivos.

Para obtener más información sobre este proyecto, visite: https://www.monitoreocosteroinfantil.com.br