¿Suele contemplar las flores o cuidarlas cuando tienes la oportunidad? Esto se puede hacer incluso ahora, en invierno, ya que hay muchas plantas que florecen durante todo el año o especialmente en esta estación.

Con su belleza, aroma y delicadas emanaciones, las flores pueden influir positivamente en el cuerpo físico, las emociones, la mente y el espíritu de los seres humanos. Por otro lado, cuando las tratamos con amor, amabilidad y consideración, se desarrollan más plenamente. Por tanto, en esta relación, los beneficios pueden ser mutuos.

A relação com as flores na Comunidade-Luz Figueira
Vid de fuego o vid de San Juan-Bignonia (Pyrostegia venusta)

En la Comunidad-Luz Figueira, afiliada a la Fraternidad – Federación Humanitaria Internacional (FFHI), las flores son reconocidas como una de las expresiones más magníficas y sagradas del Reino Vegetal. El lugar, ubicado en la zona rural de Carmo da Cachoeira, al sur de Minas Gerais, Brasil, difunde diversas enseñanzas espirituales sobre la profunda y sutil acción de las flores.

Allí, las flores se cultivan en jardines, huertas, almácigos y florecen profusamente a lo largo de caminos, bosques y campos, encantando a todos con su gracia balsámica. Además, las innumerables propiedades medicinales de las flores se utilizan en la tarea de cura. También juegan un papel especial en la ornamentación de las liturgias que tienen lugar a diario en la Comunidad-Luz.

Un encuentro con la esencia de las plantas

“La flor de una planta contiene, en sí misma, la esencia de ese ser. En la flor está el proceso de sutilización del ser vegetal y su donación a lo Alto (…) La flor es el fruto del espíritu en el ser vegetal (…) “  Así lo afirmó el escritor y filósofo espiritualista José Trigueirinho Netto (1931-2018), fundador de Figueira.

En consecuencia, este exquisito órgano de las plantas, como una de las mayores ofrendas de la Madre Naturaleza al universo, tiene el poder innato de conducirnos a estados de paz, armonía y comunión con lo divino.

El mensaje de las flores

Las flores contienen cualidades vibratorias específicas y pueden irradiarlas a quienes se relacionan con ellas. Intente estar en silencio, aquiete sus pensamientos y simplemente déjese envolver por la belleza, el color y la fragancia de una flor. Esta simple interacción ciertamente le ayudará, de una manera mucho más amplia de lo que piensa, ya que lo pondrá en contacto con las corrientes curativas de la naturaleza.

Trigueirinho solía citar los escritos que nos legó sobre las flores la instructora espiritual francesa Mira Alfassa (1878 – 1973), conocida como “La Madre”. Es autora del libro “Flowers and Their Messages” (Flores y sus mensajes), publicado por la editora Sri Aurobindo Ashram.

Entre las innumerables revelaciones sobre la vida oculta de las flores, la Madre dijo que tienen una gran capacidad para absorber y transmitir nuestros estados de consciencia. Por tanto, actúan como mensajeras de las intenciones y sentimientos de las personas. Sabiendo esto, ¡el acto de regalar y recibir flores adquiere un significado aún más importante!

Las flores responden

Sobre la receptividad de las flores, otra de sus características observada por varios investigadores, es que responden a nuestros sentimientos. Cuando se tratan con amor y respeto, se vuelven más hermosas, frescas y fragantes. Por otro lado si alguien, con un estado de ánimo muy negativo, entra en contacto con ellas, tienden a debilitarse y marchitarse prematuramente.

Esto se debe a que las plantas, a pesar de no estar dotadas de un sistema nervioso central -y, por lo tanto, no sienten dolor ni poseen la capacidad de comprender-, presentan un cierto grado de consciencia y reaccionan a los estímulos y vibraciones del entorno.

Símbolos de las virtudes divinas

Cuando se usan con sencillez y deferencia en la decoración de ceremonias espirituales, las flores ayudan a elevar nuestros corazones y consciencias. En la Comunidad-Luz Figueira, a menudo se colocan en los altares, como una ofrenda a Dios y como una representación vívida, pura y adorable de la diversidad de Su Creación.

Además, las flores se impregnan de las emanaciones trascendentes que se generan durante las liturgias, convirtiéndose en vehículos para que recibamos las bendiciones del Cielo.

La Cura a través de flores

Trigueirinho decía que las flores contienen la esencia de la cura y que debemos buscar nuestros remedios en la materia sutil que poseen. Esta es una de las razones por las que, en Figueira, se valora tanto la acción curadora de las flores, que se utilizan en infusiones y diversas técnicas terapéuticas alternativas.

A continuación, conozca algunas de las flores más utilizadas en el día a día de Comunidad-Luz.

A relação com as flores na Comunidade-Luz Figueira
Asa-peixe (Vernonia polyanthes)

Es un arbusto de gran tamaño, originario del bosque Atlántico y abundante en la Comunidad-Luz Figueira. Tiene flores blanquecinas, melíferas y aromáticas. Se multiplica por semillas a principios de primavera.

En la Comunidad-Luz, las flores de asa-peixe, marcela y romero se utilizan en la preparación de un té llamado triflores, indicado para hacer compresas en el hígado y para ingerir durante el tratamiento. Esta combinación de flores tonifica el hígado y otros órganos digestivos. Se encontró que las flores que nacen espontáneamente, tienden a ejercer una acción más profunda que las cultivadas.

A relação com as flores na Comunidade-Luz Figueira
Marcela (Achyrocline satureioides)

La marcela es una flor de energía dorada, que nace espontáneamente en el campo. Al cosechar, los colaboradores de la Comunidad-Luz conservan alrededor del 20% de las flores para convertirse en semillas en un nuevo ciclo.

El té de flor de marcela está indicado para trastornos gástricos y digestivos. También se utiliza en compresas para el hígado, ya que ayuda a eliminar toxinas, favoreciendo los procesos de transmutación de este órgano. Además, revitaliza el hígado que sufre agresiones en la vida diaria por miedos, tensiones y conflictos, o incluso por una dieta pobre y desvitalizada. Tiene propiedades antiinflamatorias, antiespasmódicas y analgésicas.

A relação com as flores na Comunidade-Luz Figueira
Vid de fuego o vid de San Juan-Bignonia (Pyrostegia venusta)

Esta flor es un poderoso instrumento de transformación, ya que contiene la esencia del fuego solar vivificante y transformador, representado por su color amarillo anaranjado.

Ayuda a disolver la inercia, la angustia y ayuda a tratar la depresión, los tumores, las afecciones degenerativas, las enfermedades crónicas, la inflamación y las infecciones. Se utiliza en preparaciones homeopáticas.

A relação com as flores na Comunidade-Luz Figueira
Caléndula (Calendula officinalis)

Planta herbácea anual, erecta, ramificada, originaria de Canarias y de la región mediterránea. Cultivado en Brasil, se multiplica por semillas. Tiene flores amarillas y anaranjadas, que también le confieren características ornamentales. Tiene propiedades antiespasmódicas, antiinflamatorias, antisépticas, cicatrizantes, depurativas, emenagogas, emolientes y sudoríficas. Se utiliza en forma de cremas y ungüentos para dermatosis, heridas, acné, pruritos, eczema, inflamación y micosis cutáneas.

Después de conocer un poco los fascinantes atributos de las flores, solo podemos amarlas, tratarlas con amabilidad y aprender de su ejemplo de perfección y entrega. Como dijo la Madre, debemos ser como ellas: abiertas, francas, ecuánimes, generosas y amables.

Que todos aprecien las flores como magníficas expresiones de la belleza, la ternura y la benevolencia de Dios, que, en la pureza de su existencia, reflejan los principios de paz y cura tan necesarios para la humanidad.