La Fraternidade – Misiones Humanitarias Internacionales (FMHI) está ampliando el trabajo de ayuda humanitaria en Colombia, el país sudamericano que recibe a la mayoría de los refugiados y migrantes venezolanos que huyen de la crisis político-económica que ha afectado a Venezuela en los últimos años. En junio, la Fraternidade comenzó a ser parte del Grupo Interagencia sobre Flujos Migratorios Mixtos (GIFMM Bogotá) y, desde entonces, ha participado en misiones con las demás instituciones del GIFMM para recopilar información sobre las necesidades de los refugiados y migrantes que llegan a Colombia.

Missões HumanitáriasPriscila Vasques Helcias, Coordinadora de la Misión Colombia Humanitaria, de la Fraternidade, explica que la primera acción de cooperación internacional fue reconocer un tramo de una de las rutas migratorias más utilizadas por los venezolanos. Desde el 17 al 19 de julio, un grupo de representantes de todas las agencias recorrió aproximadamente 210 kilómetros de la región fronteriza entre Venezuela y Colombia hasta la capital colombiana de Bogotá para hacer un relevamiento de los caminantes, —como también se conoce a esta población en fuga—, sus necesidades y los riesgos que corren durante el trayecto.

Participaron de la encuesta representantes de instituciones como la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Cruz Roja Colombiana, la Fundación PLAN, el Consejo de Refugiados de Noruega, la Organización Bethany y WORLD. VISIÓN “Espero que esta misión sea el comienzo de una unión fraterna entre las agencias participantes, las administraciones locales y la sociedad civil, para que, juntas, puedan satisfacer las necesidades y evitar los riesgos identificados”, dice Hermann Cote Bieler, voluntario de la Fraternidade, que es parte de la misión.

“La información obtenida se utilizará para realizar una evaluación de la respuesta humanitaria que brindan las instituciones y los sectores de la sociedad civil a los refugiados y migrantes”, dice la coordinadora de la Fraternidade en Colombia. Anteriormente, la Fraternidade ya había recorrido una parte del mismo tramo e identificó la existencia de solo un refugio destinado a los caminantes, lo que la hizo sugerir que se brindara un apoyo más inmediato para alojamiento.

El resultado de esta misión del GIFMM Bogotá será divulgado en breve. Se están preparando dos informes: uno se dirigirá a las administraciones regionales de los lugares visitados, mostrando la situación actual y brindando sugerencias para el cuidado de los refugiados y de los migrantes; y el otro se presentará al GIFMM Nacional, a las agencias internacionales de ayuda humanitaria y a las instituciones locales y nacionales, con el objetivo de impulsar una respuesta operativa a las necesidades prioritarias identificadas en la misión. Los informes se entregarán hasta el 31 de julio y se presentarán en sesión ordinaria de GIFMM Bogotá el 1.º de agosto.