La tarea en Angola creció en el último semestre de 2019 en Luanda, con la participación de la Orden Gracia Misericordia (OMG), en apoyo a la Casa de la Infancia Santa Isabel (OCSI), que se dedica a acoger, proteger y educar a niños y jóvenes huérfanos en situaciones de vulnerabilidad.

Según la coordinadora del Monasterio  de Nuestra Señora de los Pobres y Santos Inocentes, de la OGM, la llegada al país fue un período de siembra”. Vimos la importancia de la formación y capacitación de algunos grupos por  edad, a través de talleres en vivo, por la acción, aprendiendo y transformándose, teniendo en cuenta el tiempo interno de cada uno.

Se llevaron a cabo varias prácticas, como músicas, acompañamiento pedagógico, conferencias sobre educación para maestros y cuidadores de niños, mutiroes (trabajos grupales voluntarios) de limpieza y pintura (…), talleres de Eco-Encima, taller de panadería para hacer leche de soja y uso del okara (nombre dado al residuo que queda del proceso de elaboración del extracto de soja o de  otros extractos de plantas) , nos dice la coordinadora.

El amor, el afecto y la dedicación son guías de curación y transformación en este trabajo, a través de una estrecha convivencia con los niños.

Los jóvenes mayores de 18 años recibieron talleres sobre atención terapéutica natural para tratar a niños con problemas respiratorios y otros síntomas recurrentes, baños nutritivos con leche de soja y aceites esenciales, entre otros, agrega.

En este contexto de aprendizaje mutuo, también surgió la oportunidad de grabar un videoclip con una canción de la cultura angoleña, catalizando diversas actividades y contribuyendo a la interacción y armonía en todo el grupo de la Casa de la Infancia.

Casa da Criança Santa Isabel (O.C.S.I)

La oración, que ya era parte de la vida en el albergue, también se incluyó en la rutina como una ayuda para que los pequeños encuentren, dentro de sí mismos, un vínculo con lo sublime y lo sagrado.

Jóvenes como Anabela y Euclides, acogidos por la Casa de la Infancia y actualmente trabajando allí, expresan su gratitud por la participación de la Fraternidade – Misiones Humanitarias Internacionales FMHI en la misión a través del OGM:

Conozco la organización desde hace casi dos años. Fue una transformación en nuestras vidas, aprendimos un concepto de Dios que no teníamos noción. Orábamos por nosotros mismos, siempre por nosotros, pero olvidamos agradecerle a Dios por los reinos, los animales y las plantas, por la naturaleza, porque todo está interconectado con lo sagrado…, dice Anabela.

En los últimos meses hemos adquirido muchas experiencias con las hermanas que vinieron, más allá de toda la alegría que hay aquí hoy. Espero pronto ser parte de esta gran misión, porque aquí aprendí la importancia real de ayudar al prójimo. Solo puedo agradecer por la llegada del monasterio a Luanda, comparte Euclides agradecido.

Para la coordinadora del Monasterio, las actividades son oportunidades para que lo mejor que está dentro del ser despierte y se convierta en un bien mayor.

En realidad, lo que hacemos es muy poco frente a tantas necesidades, pero a lo largo de los años hemos aprendido que, con sencillez, podemos alcanzar la esencia, concluye.

¡Conozca más y sepa cómo contribuir!

La actividad misionera en Angola, realizada por la Fraternidade – Misiones Humanitarias Internacionales FMHI, está regularizando su presencia institucional en el país.

OCSI – Obra de Caridad Infancia Santa Isabelfundada y coordinada por la Hermana Domingas, es una organización filantrópica de beneficencia, no lucrativa y no gubernamental que tiene como objetivo proteger y educar a los niños,-esencialmente huérfanos y en situación de riesgo- en las comunidades de Cazenga y Viana, suburbios de Luanda.