En el refugio indígena Pintolândia en Boa Vista, Roraima, el grupo de la Fraternidad – Federación Humanitaria Internacional, FFHI realizó un taller de mandalas con los adolescentes durante dos días a fines de agosto de este año.

 

Este trabajo comenzó diez días antes, presentándoles varias formas, simetrías y colores a través de videos e imágenes de mandalas, observando el cuerpo, las células, la belleza y la perfección de la naturaleza tan presente en todos nosotros.

La idea era traer y estimular una experiencia con sensaciones positivas, en la expresión de la creatividad y los sentimientos conectados con lo bello, para que pudieran reconocerse en el resultado.

Durante este trabajo sutil y profundo al mismo tiempo, desarrollaron su mirada hacia los colores y las formas, organizados y simétricos, sintiendo y llevando estos aspectos a su interior en momentos de ritmo, paz, concentración y contemplación.

Al compartir el resultado, con detalles de acabado y cuidado, la armonía se reflejó en las expresiones y opiniones de cada uno.

Fue muy especial para todos, porque realmente pudieron percibir esta capacidad de crear algo tan hermoso y colorido, y que este color hermoso y vivo está dentro de cada uno de ellos, dice la Hermana María de Lourdes, consagrada y misionera de la Fraternidade Federación Internacional, FFHI que acompañó el desarrollo del taller.

Al presentar su mandala, uno de los jóvenes del refugio comenta que “el mandala simboliza el ciclo de la vida, porque todo lo que tiene un principio también tiene un final”, un discurso que expresa esperanza y fuerza para continuar.

El Refugio Indígena Pintolândia es uno de los 5 refugios que la Fraternidade coordina en la Misión Roraima, donde ha apoyado a los refugiados indígenas venezolanos desde 2016.

Conozca más sobre la Misión Roraima y ¡sepa cómo colaborar!