En este día, en que se celebra el Día del Padre, hemos incluido, en este video, un conmovedor relato de Felipe, quien, abrumado por el dolor, con dificultad hasta para caminar, fue “tomado del brazo”, como él mismo dice, por los Misioneros de la Fraternidad – Federación Humanitaria Internacional (FFHI) y llevado a uno de los refugios de la Misión Roraima.

Como padre de una de las profesoras del albergue, Felipe sintió que debía dar ejemplo a todos los que estaban allí y se abrió a la convivencia fraterna, que poco a poco inundó su corazón de gratitud. Hoy es uno de los aidamos (caciques) de Abrigo Janokoida, en Pacaraima.

Después de un año y medio, como ser humano y padre, visiblemente emocionado, agradece a Dios por lo que recibió de conocimiento, amor y cariño, y dice: “Queremos que nuestros hijos tengan un futuro, algún día, que sean personas preparadas, y eso lo tenemos que agradecer a la gente de la Fraternidad ”.

Obtenga más información sobre la Fraternidad – Misiones Humanitarias (FFHI)  y vea otros relatos aquí.