Una muestra de pesebres despertó la alegría, propia de las próximas festividades de Navidad, entre los migrantes venezolanos en la ciudad de Boa Vista, capital del Estado de Roraima, norte de Brasil.

La exposición se realizó el 24 de noviembre de 2018, en el Tancredo Neves, uno de los 13 albergues creados por el gobierno brasileño en Roraima y uno de los cinco administrados por la Fraternidade – Federación Humanitaria Internacional (FFHI), como parte de la Misión Roraima Humanitaria.

Se expusieron siete creaciones. Según Mercedes, una de las misioneras de la FFHI y coordinadora del proyecto de artesanía en el Tancredo Neves, la iniciativa de la elaboración de los pesebres surgió de los propios albergados: “ellos dijeron: vamos a hacer un pesebre y yo estuve de acuerdo. Y ese mismo día comenzó la tarea”.

Pesebres en familia

Los albergados sugirieron un nombre para la muestra: “El árbol del nacimiento del Niño Rey es la familia unida”, en el sentido de envolver a todos en una sola familia.

Participantes en la elaboración de los pesebres

En torno a este tema surgieron seis pequeños pesebres y uno mayor. Cada uno se hizo responsable de un pesebre y todos participaron en la elaboración del grande. Está claro que tuvieron ayuda en la confección de detalles en todos los pesebres, según la facilidad de uno u otro integrante del equipo.

Según José Dimas, que ayudó en la elaboración de los pesebres, el proyecto de manualidades “Conociendo y aprendiendo saberes”, permite la contribución individual: “una gota cada uno llena el vaso”. Esto contribuye a la integración en el albergue Tancredo Neves, cada uno aportó algo y de allí surgió el resultado final.

Leomar Figuera, otro participante del proyecto, relató: “nos sentimos orgullosos por todo el apoyo que hemos recibido en Brasil; construímos con el poco material que había, fuimos creando, brindándonos momentos agradables ya que estamos pasando por un momento delicado”.

Pesebre obsequiado a la Fraternidade

Los seis pesebres menores fueron ofrecidos a las instituciones ligadas al abrigo (FFHI, Unicef, Operación Acogida, Ejército Brasileño, Acnur y Coordinación del albergue Tancredo Neves).

El pesebre más grande se hizo en un punto clave a la entrada del refugio y servirá como el principal adorno navideño.

A continuación de la muestra se sirvió un refrigerio elaborado por los propios refugiados y luego fue improvisado un karaoke, donde hubo algunas revelaciones entre los propios refugiados: ofrecieron canciones venezolanas y brasileñas, finalizando el encuentro con momentos agradables de relajación.