Más de ciento sesenta orantes se conectan diariamente a este trabajo.

Oração via internet pelo Monastério de Jesús Glorificado, em Viedma, Argentina

“Para mantener el canal de oración, el fuego del corazón encendido y también la unidad entre los grupos, hicimos uso de la tecnología”. Según la madre María Inés de San José, coordinadora del Monasterio de Jesús Glorificado.  Así comenzó la oración diaria de la Coronilla de la Divina Misericordia a través de Internet a mediados de marzo.

Inicialmente eran treinta orantes, pero pronto comenzaron a recibir pedidos de muchas personas, tanto de Argentina como de otros países, que querían participar del ritmo diario de oración. Por lo tanto, se decidió ampliar la tarea transmitiendo en vivo por el canal Red-Luz Argentina en YouTube.

Oração via internet pelo Monastério de Jesús Glorificado, em Viedma, Argentina

Desde entonces, el número de participantes crece día a día, y muchos expresaron su gratitud por poder unirse en oración, pues, como explicó la madre: “En Argentina se estableció una cuarentena general para toda la población y, por lo tanto, muchos están solos en sus hogares “.

Oração via internet pelo Monastério de Jesús Glorificado, em Viedma, Argentina

La transmisión se lleva a cabo diariamente, a las 15, y dura aproximadamente 40 minutos. Se conduce desde el Monasterio. Cuenta con la participación de la Red-Luz, de los grupos de Hijos de María y del Rosario de Luz de Argentina, que, dentro de lo establecido previamente, pueden solicitar participar con la lectura de un mensaje, cantar una de las canciones o incluso conducir el Rosario.

Oração via internet pelo Monastério de Jesús Glorificado, em Viedma, Argentina

Actualmente cuenta con más de ciento sesenta conexiones, se sabe que el número de orantes es mayor, ya que el Monasterio recibe varias fotos, diariamente, de los participantes, en las que se puede ver que, además de las personas solas que están recluídas, hay muchas familias que rezan juntos: abuelos, padres, madres, hijos y también representantes del Reino Animal.

En este contexto, la madre celebra: “Es muy hermoso. Sabemos que cuantas más personas se unan en oración, más puede interceder Dios para que esta energía de cura y restauración pueda ingresar al planeta y ayudarnos con todo lo que estamos viviendo”