Ve, pensamiento, sobre alas doradas,
¡ve, pósate en las praderas y en las colinas,
donde exhalan su fragancia tibios y suaves
¡los aires dulces de la tierra natal!

De sujas las orillas, él Jordán saluda,
las torres de Sión derruidas…

¡Oh patria mía, tan hermosa y perdida!
¡Oh, recuerdo tan grato y fatal!
Arpa de oro de los fatídicos designios,
¿Por qué lloras la ausencia de la tierra querida?
Los recuerdos en el pecho reenciendes,
¡háblanos del tiempo que fue!

¡Oh!, semejante a los destinos de Solima
traes un sonido de crudo lamento;
ojalá te inspire el Señor una melodía

que infunda al padecer, virtud;
que infunda al padecer, virtud;
al padecer, ¡virtud!

Música para la Cura y Elevación de la Humanidad

El encuentro Música para la Cura y Elevación de la Humanidad consiste en un ejercicio espiritual destinado a la cura planetaria. Un momento especial, que ocurre el 23 de cada mes, con la finalidad de elevar la consciencia humana por medio de la música.

La música y el canto son formas de expresar nuestra esencia interior.
Cuando son inspirados por el espíritu, se vuelven instrumentos sagrados que nos conducen al amor y a la paz.

Información acerca de nuestro trabajo con la música clic aquí

Usted también puede ver aquí los programas completos.
Siga en directo, el día 23 de cada mes a través de Misericórdia Maria TV.

Vea todos