El Día Mundial del Agua, instituido el 22 de marzo de 1992 por las Naciones Unidas (ONU), es una oportunidad para preguntarnos:

¿Qué podemos hacer para tratar y utilizar el agua, esta sustancia vital, pero tan desperdiciada  y desconsiderada, de una manera más consciente y económica?

Para profundizar en esta reflexión, puede resultar útil e instructivo conocer proyectos orientados a la sostenibilidad en la gestión de los recursos hídricos.

Para eso conozcamos un poco el trabajo desarrollado por más de 30 años, por la Comunidad-Luz Figueira, afiliada a la Fraternidad – Federación Humanitaria Internacional (FFHI) ubicada en Carmo da Cachoeira, al sur de Minas Gerais, Brasil.

Água - Comunidade-Luz Figueira

Figueira ya ha inspirado a miles de personas de diferentes países a cambiar sus patrones de conducta frente a los elementos naturales, especialmente el agua, mediante la difusión de principios encaminados a la regeneración física y espiritual de la vida en la Tierra.

Con la instrucción y la vivencia diaria que se ofrece en la comunidad, se insta a los visitantes y residentes a despertar el amor y la reverencia por esta sustancia esencial. El objetivo principal es que todos puedan convertirse en agentes transformadores, ayudando a difundir una actitud más ética y responsable hacia las aguas.

Donación y sacrificio incondicional 

Água - Comunidade-Luz Figueira

El agua, una sustancia maleable y adaptable, cubre más del 70% del planeta, constituye aproximadamente el 70% del cuerpo humano y es esencial para todos los seres vivos de la Tierra.

Si observamos su comportamiento, nos daremos cuenta de que el agua simboliza las virtudes de la donación incondicional y el sacrificio permanente. Esto es evidente especialmente en estos tiempos, cuando el desperdicio y la contaminación del agua por aguas residuales, productos químicos y diversos desechos, alcanzó tasas alarmantes.

Aun así, a pesar de ser tratadas sin la debida gratitud, cuidado y reverencia, las aguas continúan ofreciéndose sin límites para suplir todas nuestras necesidades y estar con nosotros en casi todos los momento.

Hermana Agua: útil, humilde, preciosa y casta

San Francisco de Asís, una de las más altas consciencias cuyas enseñanzas se estudian y siguen en Figueira, exaltó algunos de los principales atributos del agua en su “Cántico del hermano Sol”:

‘’Alabado seas, mi Señor

Por la hermana agua,

Que es muy útil y humilde

Es preciosa y casta”.

De hecho, el agua es imprescindible en todos los ámbitos de la existencia física y se entrega con generosidad y sencillez para realizar cualquier tarea, desde las más nobles hasta las más elementales y rústicas; por tanto, es útil, humilde y preciosa. Su castidad se destaca por su pureza, claridad y transparencia.

Transformación constante

¿Alguna vez te has detenido a pensar que el agua, en el planeta, es la misma desde hace milenios? Su cantidad no cambia, solo su calidad. Día a día, esta sustancia está en constante transformación.

De toda el agua del planeta, solo el 2,5% representa agua dulce. Sin embargo, solo el 0,26% de esta agua está disponible para el consumo humano y una gran parte de este restringido porcentual está contaminada.

También debe recordarse que no se distribuye uniformemente en la superficie del globo. Por lo tanto, es un recurso escaso en muchos lugares.

Estas son algunas de las razones por las que no deberíamos desperdiciar una sola gota de esta sustancia sagrada.

El uso del agua en Figueira

Y ahora, ¿qué tal entender cómo es la gestión de los recursos hídricos en la Comunidad-Luz Figueira?

Hélcio Drago, encargado del sistema de abastecimiento de agua en la comunidad, explicó este proceso. Toda el agua que se consume en las fincas de Figueira se obtiene mediante una solución de abastecimiento alternativa, es decir, no es provista  por el sistema público de abastecimiento, dijo.

Agua potable

Água - Comunidade-Luz Figueira

En general, el agua potable se capta de un acuífero  más profundo que el de la capa freática mediante pozos tubulares hondos y, en el nivel freático, mediante cisternas. Se utiliza para la ingestión, preparación de alimentos e higiene personal.

El monitoreo de la calidad del agua para consumo humano se realiza periódicamente, mediante análisis de muestras en laboratorios acreditados, de acuerdo con las normas de consumo del Ministerio de Salud.

El agua no potable, por otro lado, se recoleta, principalmente, de presas artificiales. Sirve para riego, limpieza de vehículos y descarga de inodoros.

Recolección, distribución y consumo

Água - Comunidade-Luz Figueira

En Figueira, los puntos de consumo de agua se encuentran a una altitud superior a los puntos de captación. Por consiguiente, es necesario transportar y almacenar el agua. En el transporte se utilizan bombas de varios tipos, como bombas de pistón, accionadas por molinos hidráulicos y las centrífugas, que requieren energía eléctrica.

La electricidad para este propósito la provee la empresa de energía local o los generadores solares.

Sin embargo, con el objetivo de lograr la autosostenibilidad, la intención es adoptar la energía solar como la principal fuente de electricidad en la mayoría de las instalaciones de bombeo.

Existe una extensa red de distribución para que el agua llegue a los puntos de consumo, compuesta por depósitos, tuberías y accesorios. Hay casos en los que esta red interconecta varias fincas, posibilitando que el agua recolectada y bombeada en una zona sea consumida en otra.

La aguas residuales

Las aguas residuales, es decir, aquellas que ya han sido utilizadas por las personas, se destinan a tratamiento y se dividen en dos clases:

  • Agua negra

El agua negra, proveniente de los baños, pasa por las estaciones de tratamiento de aguas cloacales antes de ser puesta a disposición en los desagües para infiltración en el subsuelo.

Estas estaciones de tratamiento están compuestas por tanques sépticos y filtros anaeróbicos, dispositivos que tienen la función de reducir las cargas contaminantes de las aguas residuales, devolviendo al medio ambiente el efluente tratado con los estándares exigidos por la legislación ambiental.

  • Agua gris

Las aguas grises se utilizan para bañarse, lavar la ropa y limpiar los alimentos. Su destino puede ser la estación de tratamiento de aguas cloacales o sistemas alternativos de tratamiento, como los círculos de plantaciones de plátanos, cultivados en varias fincas de Figueira.

Planificación y monitoreo

Para que o sistema alternativo de abastecimento de água possa funcionar adequadamente, há um amplo planejamento entre o Setor de Águas de Figueira e as fazendas.

Desde 2013, el consumo de agua en cada área se monitorea mediante la lectura de medidores de agua. Un equipo realiza la inspección periódica de todo el sistema de suministro, abarcando la recolección, bombeo, almacenamiento, distribución y tratamiento. De esta forma, es posible prever la necesidad de intervenciones.

Colecta de agua de lluvia

La región donde se encuentra Figueira también se ha visto afectada por cambios en el ciclo hidrológico, en su mayoría provocados por la deforestación y el uso inadecuado del suelo

En los últimos años, las lluvias comenzaron a producirse a intervalos cada vez más espaciados y disminuyeron en volumen. Esto redujo el nivel de la capa freática en el territorio y, en consecuencia, el nivel de los reservorios y del agua disponible en las captaciones superficiales.

Para minimizar esta situación, Figueira está implementando sistemas de recolección y almacenamiento de agua de lluvia. El objetivo principal es recolectar estas aguas para que puedan infiltrarse en el subsuelo de las fincas.

Ejemplos de uso del agua de lluvia

En una de las fincas de la comunidad, el nivel de la presa más cercana a los edificios se redujo drásticamente debido a que los manantiales que la abastecían se han secado. Como solución, se construyeron contenedores (barreras) alrededor de la presa para retener e infiltrar el agua de lluvia bajo tierra.

Esto hizo posible que, durante un año, el agua de la presa se utilizara para regar las huertas, que anteriormente se regaron con agua potable de un pozo profundo. Un beneficio adicional del proyecto fue el aumento del caudal de una segunda presa, responsable de impulsar tres molinos hidráulicas que suministran agua potable a las construcciones.

En otra finca, fue necesario intervenir para evitar que la presa se secara por completo. Para eso, el agua de lluvia se capturó en el techo de la edificación principal y en las áreas circundantes, y se encauzó al bosque denso, canalizándola en la dirección contraria a su flujo natural, creando las condiciones para que el agua se infiltre en el suelo.

Reforestación en la zona de manantiales

Água - Comunidade-Luz Figueira

Actualmente, Figueira tiene seis manantiales activos. Según la ley brasileña, los alrededores de estas fuentes de agua se consideran Áreas de Preservación Permanente y deben tener un radio mínimo de 50 metros.

Para proteger estas áreas, el Sector Plantaciones realiza un trabajo específico.

“Aquí los entornos de los manantiales se conservan de acuerdo con la ley y se reforestan con vegetación nativa”, explicó Fray Renatto, coordinador del sector.

La reforestación con flora nativa, genéticamente adaptada a la región, evita la desecación de los manantiales. Además, previene la erosión y acúmulo de sedimentos, que también comprometen la calidad y cantidad de agua.

Agricultura ecológica y conservación del agua

El Sector Plantaciones juega otro papel importante en la protección de los recursos hídricos de Figueira. Todos los alimentos cultivados en la comunidad son orgánicos, es decir, producidos a través de sistemas agrícolas sostenibles, que no utilizan productos químicos nocivos para la salud humana y el medio ambiente, ni semillas transgénicas.

Este tipo de producción, que aboga por el equilibrio de la naturaleza, evita la contaminación de las aguas subterráneas y superficiales por agrotóxicos, a diferencia de los modelos agrícolas convencionales.

Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), los plaguicidas son la segunda causa más importante de contaminación fluvial en Brasil, solo superada por las aguas residuales domésticas.

Cura a través del agua

El poder curador y reparador del agua se estudia y aplica desde hace muchos años en Figueira. Las fincas ofrecen baños al aire libre, utilizando el agua captada en las presas. A su vez, el Sector Cura realiza procedimientos terapéuticos, como baños de inmersión, baños para estimulación de partes específicas del cuerpo, nebulización, baños de asiento y enemas.

La madre María del Huerto, coordinadora del sector, explica:

Cuando estamos en contacto con el agua durante un procedimiento terapéutico, como un baño de inmersión o un baño al aire libre en la naturaleza, estimulamos en los cuerpos materiales -físicos, emocionales y mentales– impulsos de  cura que pueden promover la purificación, regeneración, sedación e incluso la elevación de la consciencia. Estos impulsos impregnan desde la más ínfima partícula orgánica hasta los pensamientos más arraigados, disolviendo nódulos y resistencias.

La madre además agrega que la efectividad de los tratamientos también está relacionada con la postura del paciente, quien debe reconocer con gratitud y reverencia el servicio brindado por el agua.

Finalmente, la madre María del Huerto nos deja la siguiente reflexión:

El agua representa el camino flexible que debe recorrer el ser humano. Es el vehículo donde se dan las transformaciones que generan la vida. Como símbolo del principio de la maternidad, no excluye nada, solo conduce al correcto fluir hacia el mar de posibilidades.

Coalición con el Reino de las Aguas

Água - Comunidade-Luz Figueira

¿Le gustaría colaborar en la recuperación y preservación de los recursos hídricos?

¡Los actos cotidianos simples son más importantes de lo que piensas!

Comience con pequeños pasos:

  • Consuma agua de forma consciente y racional, evitando su desperdicio
  • Disminuya la generación de residuos y elimínelos correctamente. Para hacer esto, siga las tres R de la Ecología: reducir, reutilizar y reciclar.
  • Dé preferencia a los alimentos sin pesticidas.

Para finalizar, dejamos un mantra, ligado a la consciencia indígena, que nos conduce a la unión con el Reino de las Aguas:

AUÁ SACATINÃ AUÁ

Que con la esencia de este mantra en el corazón, podamos lograr una relación de amor, respeto y unión con las aguas, colaborando con la protección y restauración de esta dádiva que es la savia de la Tierra.